Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Escuela Técnica Superior de Ingeniería
Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas

“Factor humano, oferta formativa, investigación y gestión de medios e infraestructuras”

José Manuel Palacios se compromete en su toma de posesión como director de la ETSIAAB a “gestionar la vuelta” de la docencia presencial en el próximo curso “con rigor y de forma compatible con la seguridad sanitaria”.


09-06-2021

“Asumo esta dirección con ilusión y responsabilidad, consciente de los problemas y retos que tenemos por delante”. El catedrático José Manuel Palacios tomó posesión el 8 de junio del cargo de director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB) en un acto con restricción de aforo a causa de la pandemia que estuvo presidido por el rector de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Guillermo Cisneros. En el discurso inaugural de su mandato de cuatro años, reseñó los que serán los ejes de actuación del nuevo equipo que encabeza: “factor humano, oferta formativa, investigación y gestión de medios e infraestructuras”. También se comprometió a “gestionar la vuelta” de la docencia presencial en el próximo curso “con rigor y de forma compatible con la seguridad sanitaria”. Releva en la dirección a Luis Ricote, quien desempeñaba el cargo desde 2016, cuando nació la ETSIAAB como fruto de la integración de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola.



José Manuel Palacios, minutos antes de tomar posesión del cargo de director de la ETSIAAB.


Palacios empezó por las personas al abordar sus objetivos. Aseguró respecto al profesorado que la ETSIAAB afronta “un final de ciclo, con un gran número de jubilaciones en los próximos cinco o diez años que hacen imprescindible un plan estratégico para poder cubrir las necesidades” que tiene y va a tener el centro. “Cuento con los departamentos, con sus directores, para ayudarme a [establecer] esa definición de necesidades, y con la Universidad, su gerente y su rector, para poderlas cubrir”. El nuevo director apostó por “combinar la incorporación de personas formadas en esta Universidad y en esta Escuela” con la “captación de talento” procedente de “otras universidades y ámbitos geográficos”.

En relación con el personal de administración y servicios (PAS), Palacios señaló que este colectivo, “esencial para el funcionamiento de una escuela compleja” como la ETSIAAB, “se ha reducido también sustancialmente en los últimos años”. Reconoció que “los programas de relevo han sido un gran avance y han supuesto una solución temporal”, pero advirtió que “están llegando a su final” y el centro necesita “estabilizar estos puestos que han colaborado en dichos programas”. “Es preciso mantener y mejorar esta plantilla, y haré todos los esfuerzos para mejorarla y favorecer iniciativas para su promoción personal”, añadió.

El nuevo director declaró que los “principales perjudicados” en el ámbito educativo por la crisis sanitaria han sido “probablemente” los estudiantes. “La pérdida del contacto humano en las clases presenciales, la interrupción de las otras actividades, han sido consecuencias de la pandemia. De cara al próximo curso, me comprometo a gestionar la vuelta a las clases, con rigor y de forma compatible con la seguridad sanitaria; maximizar el uso de espacios y recuperar la cercanía de profesores, alumnos y PAS en un contexto de docencia segura”.

Aunque por diversas razones la oferta formativa se haya transformado de manera “muy notable en los últimos diez años”, las enseñanzas impartidas ahora en la ETSIAAB responden a la misma vocación de siempre, aseguró Palacios. “La producción de alimentos, y hoy en día la producción sostenible de alimentos”, resumió, “una actividad cuyo carácter esencial se ha demostrado de forma particularmente evidente durante la pandemia”. “La necesaria nueva revolución más verde solo puede encararse hoy desde equipos multidisciplinares, capaces de aportar soluciones desde distintos ámbitos: en esta Escuela se forman ese tipo de profesionales diversos”. El nuevo director se declaró “consciente de que 5 grados y 11 másteres son una oferta compleja y que mantener una posición de liderazgo en todas ellos es un reto considerable”. Para mejorarlos, es necesario “reforzar los mecanismos de gestión interna de los títulos, haciéndolos más sólidos”, mediante el diagnóstico de fortalezas y la corrección de debilidades, apuntó.

 


El rector Guillermo Cisneros, en el centro, posa con el nuevo equipo directivo de la ETSIAAB.


En cuanto a la labor de investigación e innovación, Palacios recordó que la humanidad afronta “múltiples retos, desde el incremento demográfico al cambio climático o nuevas enfermedades, que exigen algo más que adaptaciones a las nuevas condiciones; exigen cambios profundos en los métodos de producción”. Tras subrayar que “la generación de nuevo conocimiento es esencial”, indicó que existen “buenos modelos e iniciativas de éxito” de profesores de la ETSIAAB “integrados en centros de investigación especializados, como el CEIGRAM y el CBGP, o en más transversales como el ITD”, con los que se comprometió a colaborar. “Debemos promover que más grupos entren en estructuras de mayor tamaño y aprovechen sinergias e incrementos de masa crítica para mejorar la competitividad de la investigación que se desarrolla en la Escuela”.

“Abordar todos estos retos no es posible sin unas infraestructuras funcionales y su manejo es un apartado importante en la gestión de esta Escuela”, afirmó el nuevo director. “Me consta que se están mejorando los laboratorios docentes y los recursos informáticos mediante programas específicos puestos en marcha por el rectorado”. También se refirió a que la ETSIAAB cuenta con “un conjunto de edificios entrañables, pero con muchos años que requieren cuidados a veces excepcionales y urgentes”. Por ello, solicitó el respaldo de la Universidad para la renovación de la plantilla, “hoy un tanto mermada por jubilaciones”, que se encarga de las tareas de mantenimiento.

Mención aparte merecieron los Campos de Experimentación Agronómica, un “activo excepcional” de la ETSIAAB, destacó Palacios: más de 16 hectáreas dedicadas a cultivos en campo abierto, invernaderos o naves ganaderas. “Tenemos que potenciar las posibilidades que nos brindan en docencia, en investigación, en innovación; y creo que contamos para ello con el apoyo del rectorado, que reconoce el carácter emblemático de los campos y al que agradezco la reciente iniciativa para establecer allí un proyecto piloto para el despliegue de sistemas en remoto”.



De izquierda a derecha, José Manuel Palacios, Guillermo Cisneros y Luis Ricote.


El rector recordó que fue al director saliente a quien correspondió consolidar la fusión de los dos centros que dio origen a la ETSIAAB. “Es la labor que fundamentalmente te ha tocado [durante el mandato] y que no es nada fácil”, le agradeció a Ricote. “Ahora toca enfilar a toda velocidad la Escuela hacia adelante”, añadió respecto al futuro. “Afrontas la gestión de una escuela en la que tenemos que seguir viendo su potencial y potencia”, expresó al nuevo director. “Además, la investigación tiene que mostrarse en la puerta como atractivo para entrar”. Cisneros aludió también al mapa de titulaciones de la UPM, “que hay que revisitar” al datar de hace 12 años. Una cuestión “que afecta también a la ETSIAAB”, que, además, en medio del tiempo transcurrido, ha vivido el mencionado proceso de integración, explicó.

En cuanto al diseño del próximo curso, el rector anunció que “ya existe normativa sobre el espacio de decisión”. “Tendremos que construir cosas, por supuesto, dentro de ello”. “Más o menos, las directrices de por dónde nos podemos mover están dadas”, añadió. “Queda seguir con las reuniones, trabajando”. Como gran diferencia respecto a los cursos anteriores, Cisneros señaló la vacunación, cuyo ritmo de progreso permite prever que, “con altísima probabilidad, se va dar una vuelta a la normalidad”.

“La Dirección ahora cesante ha trabajado por crear esta Escuela y mejorarla”, manifestó Ricote en su discurso de despedida. “Y, en mi opinión, lo hemos cumplido de la mejor manera que hemos sabido. En palabras de san Agustín: ‘haz lo que puedas, no se te exige más”. En el capítulo de agradecimientos, el director saliente brindó una dedicatoria especial a quienes han formado parte de su equipo: “No tengo palabras para agradeceros todo el trabajo que habéis dado a la Escuela, todo el apoyo que me habéis dado a mí y lo que me habéis aguantado. Hemos hecho una gran labor, compañeros y compañeras, que, como ya sabemos, nunca nos agradecerá nadie, y por eso, porque lo sabíamos, nunca lo esperaremos. Lo hemos hecho porque era nuestra misión y porque fue nuestra elección”. Y terminó con una reivindicación de la elegancia –“gran y cada vez más escasa virtud” que “siempre he valorado y pretendido”, manifestó-, entendida en el sentido etimológico de “elegir bien” o, lo que es lo mismo, actuar con inteligencia y “un sentido ético y estético elevado”.

Junto a Palacios prometieron sus cargos los integrantes de su equipo. Tres de ellos ya trabajaban con el director saliente: María Jesús Villamide, subdirectora de Prácticas, Movilidad y Empleabilidad; Sonia Benito, adjunta a la Dirección para Asuntos Económicos y Empresas; y Miguel Ángel Muñoz, adjunto para Comunicación y Recursos Informáticos. El equipo se completa con: Rosario Haro, subdirectora de Ordenación Académica; Eutiquio Gallego, subdirector de Investigación, Doctorado e Internacionalización; Belén Diezma, subdirectora de Calidad y Acreditaciones; Sergio Zubelzu, subdirector de Patrimonio e Infraestructuras; Elena Carrió, adjunta para Atención a Estudiantes; Paloma Esteve, delegada del director para Coordinación de Másteres; y José Luis Yagüe, secretario académico.

Catedrático de microbiología, Palacios desempeñaba hasta la fecha el cargo de director del Departamento de Biotecnología-Biología Vegetal. Se graduó como ingeniero agrónomo en 1983. Cursó la carrera en la UPM, donde también obtuvo en 1988 el título de doctor. Durante este periodo de formación realizó estancias en las universidades de California y Misuri (EE UU). Antes de lograr la cátedra, desarrolló su labor docente e investigadora en la ETSIAAB como profesor titular, desde 1990. En estos años ha impartido asignaturas relacionadas con Microbiología General y Microbiología Agrícola, tanto en titulaciones de grado como de máster. Es autor de más de 60 trabajos de investigación publicados en revistas internacionales. En el CBGP lidera un grupo de investigación dedicado principalmente a estudiar los mecanismos para la mejora de la fijación de nitrógeno por bacterias endosimbióticas de leguminosas.

 

Galería fotográfica de la toma de posesión