Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Escuela Técnica Superior de Ingeniería
Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas

Una vida dedicada a la ciencia

Margarita Salas, pionera en biología molecular y bioquímica, era doctora ‘honoris causa’ de la UPM a propuesta de la ETSIAAB.


08-11-2019

Margarita Salas, que falleció el día 7 de noviembre a los 80 años tras una vida dedicada a la ciencia, constituye un referente de la investigación en España. Fue pionera en el ámbito de la biología molecular y la bioquímica, ámbitos en los que sus estudios sobre la replicación del ADN marcaron un antes y un después. En febrero de 2000, la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) reconoció su sobresaliente trayectoria con un doctorado honoris causa a propuesta de la entonces Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos. Actúo como su madrina en la ceremonia Pilar Carbonero, actualmente profesora emérita de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB).

Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, Salas se doctoró en la misma institución en bioquímica, una decisión en la que influyó Severo Ochoa, amigo de su padre y del que fue discípula desde que lo conociese cuando cursaba el tercer año de carrera. Gracias a él, decidió ampliar sus estudios en la Universidad de Nueva York, donde fue alumna del nobel español durante tres años (entre 1964 y 1967).



Margarita Salas, en la ceremonia en que fue investida doctora ‘honoris causa’ por la UPM, en 2000.


A lo largo de su carrera, Salas obtuvo diversas patentes, como la de su método con phi29 DNA polimerasa, que sigue siendo a día de hoy la más rentable que jamás haya presentado el Consejos Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Entre 2003 y 2009, representó más de la mitad de los derechos de autor de esta organización, devolviendo millones de dólares en inversión a la investigación financiada con fondos públicos, lo que permitió a Salas y a su equipo hacer nuevos avances en genética.

Investigadora de gran visibilidad pública, siempre mostró un gran compromiso con la promoción de la ciencia y el papel en ella de las mujeres. “La mujer ocupará, en un futuro no muy lejano, el puesto que le corresponde según su trabajo y capacidad”, afirmó en la jornada Las mujeres en la Universidad. Un siglo de vida, que se celebró en la UPM en 2010. Y también en este campo fue un ejemplo. “Cuando empecé mi doctorado en 1961 casi no había mujeres investigando en España. Se pensaba que no estábamos capacitadas para hacer investigación. Ahora superan a los hombres que empiezan un doctorado en nuestros laboratorios”, declaró en junio de este año al recoger dos galardones de la Oficina Europea de Patentes: al Inventor Europeo 2019 en la categoría de Logro de toda una vida, por haber puesto la secuenciación de ADN al alcance de muchos más investigadores y científicos, y el Premio Popular, concedido por el público.



* Con información de Comunicación UPM.