Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Escuela Técnica Superior de Ingeniería
Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas

Producción de biocombustibles a partir de plantas acuáticas que limpian el agua

El proyecto LIFE Biomass C+, en el que participa la UPM, propone un método sostenible para obtener biomasa sin ocupar tierras agrícolas.


22-06-2020

Los biocombustibles tienen el potencial de originar menos emisiones de gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles, que son los principales causantes del más importante de ellos, el dióxido de carbono. Sin embargo, la mayoría de los biocarburantes alternativos, como el bioetanol o el biodiesel, se obtiene a partir de cultivos agroalimentarios (una minoría procede de biomasas residuales), lo que ocasiona el aumento de la competencia por el suelo agrícola. Además, está la preocupación social por el riesgo que conlleva esa producción al comprometer el cometido esencial de la agricultura: proveer de alimentos a la población humana y al ganado. Por todo ello, la Unión Europea ha limitado a un máximo del 7% los biocombustibles producidos a partir de cultivos alimentarios (como el maíz, el trigo, la soja o la remolacha) que se pueden emplear en el transporte a efectos de la Directiva de Energías Renovables.



Muestreo de la biomasa producida en los filtros de enea de El Arenal. / GA


Pero ¿qué ocurriría si no fuera necesario utilizar tierras agrícolas? El proyecto LIFE Biomass C+, en el que participa la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), ensaya un método sostenible para producir biocarburantes a partir de plantas acuáticas. Para ello, los investigadores han ideado unos denominados filtros verdes flotantes, que vienen a ser islas de eneas (Typha domingensis) cultivadas en soportes de diferentes diseños que se disponen sobre diversos tipos de masas de agua eutrofizada. La biomasa obtenida de dicha macrófita acuática, con un rendimiento potencial en almidón superior al del trigo, puede convertirse después, gracias a un proceso industrial, en etanol biocarburante.

El Grupo de Agroenergética, equipo investigador adscrito a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB), participa en Life Biomass C+ desde su inicio, en 2017. Ideó el sistema de filtros verdes flotantes con eneas, produjo los plantones y los transportó a varias fincas de la comunidad de regantes de El Arenal (provincia de Ávila), también participante en el proyecto. En estanques de riego de dicha comunidad, los investigadores de la UPM realizaron el establecimiento del cultivo, su seguimiento y la evaluación de la productividad.



Supervisión del establecimiento del cultivo en El Arenal. / GA


El objetivo fundamental del proyecto, coordinado por el centro griego de investigación y tecnología CERTH, es contribuir al impulso de estrategias de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero con un sistema de producción de biocarburantes no dependiente del uso de tierras agrícolas. Sus responsables pretenden demostrar la aplicabilidad a escala industrial de su sistema basado en filtros verdes flotantes con suficiente garantía de rentabilidad económica. Estiman que podrían alcanzarse rendimientos de 15 toneladas de materia seca por hectárea instalada de filtros, con una producción potencial de 2.600 litros de etanol; en mezclas, esa cantidad podría representar alrededor de 26.000 litros de biocarburante comercial.

Las expectativas de los investigadores abarcan también otros aspectos. Con el desarrollo del proyecto, el consorcio de Life Biomass C+ espera que se produzcan, aparte de ahorros de emisiones de gases de efecto invernadero, beneficios medioambientales colaterales. Es el caso de la mejora de la calidad del agua y la biodiversidad local, gracias tanto al efecto de filtrado del sistema radicular y de la extracción de nutrientes de la planta como al refugio para la fauna que representan las islas flotantes.


Este artículo forma parte del número de junio de 'Savia', el boletín de la ETSIAAB.